¿Podría México ser sancionado por discriminación en el Mundial?

Las grandes atajadas de Guillermo Ochoa frente a Brasil este martes en Fortaleza ayudaron a construir la buena imagen de la selección de México ante los ojos de millones de espectadores. Pero esa reputación se ha visto, para muchos, manchada por los cánticos que repitieron en alta voz los aficionados del Tri en el Mundial.
Actualmente la FIFA se encuentra investigando los dos partidos que ha disputado México en el Mundial por hechos de racismo y discriminación.
Según los estatutos de la FIFA, que regulan el Mundial de Fútbol: “Está prohibida la discriminación de cualquier país, individuo o grupo de personas por cuestiones de raza, color de piel, su origen étnico, nacional o social, sexo, lengua, religión, posicionamiento político o de cualquier otra índole, poder adquisitivo, lugar de nacimiento o procedencia, orientación sexual o por cualquier otra razón, y será punible con suspensión o exclusión”.
En el caso de las selecciones, esto aplica para sus hinchadas.
“Podemos confirmar que hemos sido contactados por la oficina antidiscriminación de la FIFA (conocida como Fare) y por esa razón hemos abierto una investigación disciplinaria por conducta inapropiada de los espectadores durante los partidos México-Brasil y Camerún-México”, dijo un vocero de la FIFA a varios medios.
Si la investigación avanza y se aplican con rigor los estatutos generales de la FIFA, México podría ser sancionado e incluso llegar a ser expulsado de la competición.
Eliminar el racismo
Las conductas a las que se refiere Fare son cánticos que se pronunciaron desde las tribunas del estadio Arena das Dunas en Natal.
Vocablos como “puto” y otras palabras similares fueron consideradas por los miembros de la oficina antidiscriminación como ofensas en contra de los jugadores del país africano.
Pero no solo es un asunto de estatutos: la FIFA quiere borrar el racismo de las tribunas.
Un mes antes de que se iniciara el torneo, el jefe de la oficina de antirracismo de la FIFA, Jeffrey Webb, había solicitado a los delegados en los partidos del Mundial de Brasil que expulsaran a los equipos del torneo si sus hinchas cometían actos discriminatorios.
En esa misma declaración, Webb anunció que habría cero tolerancia con este tipo de hechos “fuera y dentro de la cancha”.
“La FIFA debe tomar ejemplo de la NBA, que forzó al dueño del Los Ángeles Clippers a vender su franquicia después de expresar comentarios racistas”, afirmó Webb.
Sin embargo, respecto al caso mexicano, las autoridades de la FIFA explicaron que por ahora no se darán más explicaciones hasta que se tome una decisión.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*